Cartagena. La Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla” tiene la función de formar integralmente a Oficiales y Cadetes de la Armada Nacional, de la Marina Mercante y a profesionales del sector marítimo, propiciando las funciones de Docencia, Investigación y Proyección Social, enmarcada con el don de “servir”, apuntando a ser hombres con valores, hombres humanizados con las personas más necesitadas.
“Marinos FIDES”, se titula el proyecto lanzado por la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla, Universidad Marítima de Colombia, con la Fundación para la Investigación y el Desarrollo de la Educación Especial, FIDES, en la Ciudad de Cartagena. La unión de la Escuela Naval y FIDES, consiste en el apadrinamiento de 20 niños con discapacidad cognitiva o capacidades diferentes. Será un espacio donde los Cadetes y los niños encontrarán un sentimiento de realización y de éxito que posiblemente no han experimentado en su vida cotidiana. Estos niños, tendrán la oportunidad de conocer las unidades a flote de la Armada Nacional que están atracadas en la Base Naval “ARC Bolívar”, navegación en ballenera a vela y remo por la bahía de Cartagena, visita al Batallón de Fuerzas Especiales, se les realizará actividades de integración, visitas turísticas y otros tipos de actividades de índole marinero. A través de este proyecto, damos ejemplo a la sociedad de lo que significa la dignidad humana. “Queremos que sea una experiencia para todos, pero lo más importante es que sea un ejemplo nacional de lo importante que hay en el ser humano, donde le mostraremos al mundo que detrás de un uniforme, hay un ser humano que siente, que vibra, que ríe y que es feliz”, expresó Alejandro Escallón Lloreda, Presidente de FIDES. La discapacidad hoy día sigue siendo un factor excluyente.  Está comprobado que los niños discapacitados, que se desarrollan dentro de un ambiente plural y heterogéneo que no los margina, obtienen mayor estimulación y mejores resultados. El desafío de nosotros es acoger a estos niños, brindarles la posibilidad de relacionarse con nuestros Cadetes y que adquieran mayor desarrollo de sus capacidades personales, sociales e intelectuales. Estos niños son diferentes, porque son únicos, nos tocan el corazón y transforman de una u otra manera la vida de quienes los rodean, porque nos cautivan con su carisma innato. No contarlos a ellos es desconocer que existen, es no dar la importancia que tiene esta población. Para la Escuela Naval es un orgullo tener como embajadores a niños con discapacidades diferentes, ya que son personas ejemplo para todos nosotros. No conocen barreras para enfrentar obstáculos y viven con más felicidad que cualquiera. Así como defendemos el azul de nuestra bandera, así defendemos los derechos de estos niños y los hacemos incluyentes a nuestra sociedad. Nos unimos a FIDES para desarrollar programas que permitan el reconocimiento de personas con discapacidad cognitiva, dando así la oportunidad a los niños para que tengan una vida digna dentro de una grandeza espiritual, con el fin de generar un cambio social, la inclusión integral de esta población y sus familias. “Para mí ha sido una experiencia inigualable e inexplicable, el poder compartir con estas personas tan especiales. Estoy segura que mi ahijada aprenderá de mí, los valores que me han inculcado aquí en la Armada Nacional y yo aprenderé de su gran corazón y su ternura”, manifestó Laura Valentina Cárdenas, Cadete de Segundo año. La discapacidad no es una enfermedad, es una condición de vida; simplemente es un modo distinto de gozarse la vida. Fuente: Armada Nacional
Enviado por Comunicaciones (no verificado) el Mié, 21/02/2018 - 09:26