Positivo balance de seguridad en la frontera entre Colombia y Panamá

La Séptima División del Ejército Nacional y el Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), de Panamá, adelantan una operación sostenida en la frontera de los dos países por donde grupos armados organizados quieren tener el control del tránsito de rentas ilícitas

El Ejército Nacional, en desarrollo de una operación bilateral en esta frontera, con apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana, la Armada de Colombia, la Policía y Senafront, y en cumplimiento de las recomendaciones de los organismos de control, en lo corrido del 2020 ha golpeado contundentemente a los Grupos Armados Organizados, GAO, que delinquen en la región, especialmente al GAO Clan del Golfo.

A la fecha se han capturado 57 integrantes de grupos armados organizados, 15 se han sometido a la justicia, se han recuperado dos menores de edad de estos grupos, han sido destruidas 30 minas antipersonal y se han incautado 943 cartuchos y 29 armas cortas.

En esta zona de frontera, la lucha frontal contra el narcotráfico ha logrado importantes resultados, como la destrucción de 36 laboratorios para procesar droga, 3.423 galones de pasta base de coca en proceso, 3.910 kilogramos de hoja de coca, 26 depósitos ilegales, 57 campamentos y abundantes insumos líquidos y sólidos usados para esta actividad ilícita.

Contra la explotación ilícita de yacimientos mineros se ha logrado la destrucción de cinco unidades de producción minera ilegales, cinco dragas, seis motores y la incautación de más de 1.000 galones de combustible. Esta ofensiva contra las rentas ilícitas hace parte de la operación Artemisa, que busca frenar la deforestación, recuperar ecosistemas, judicializar a quienes cometen crímenes contra el medio ambiente y la articulación interinstitucional y ambiental para cumplir estos objetivos.

Así mismo, sobre los flujos migratorios irregulares en frontera, las tropas tanto colombianas y panameñas vigilan los pasos no formales en Sapzurro, los Girasoles, La Diabla y El Cristalino. Estas maniobras se realizan con apoyo de las bases binacionales Guamal y Cutí.

El Ejército Nacional mantiene este esfuerzo binacional para proteger a las comunidades de la región, especialmente las indígenas y afro que habitan en la zona; así mismo, para neutralizar las diferentes amenazas transnacionales que se presentan en la frontera con Panamá.

Fuente: Agencia de Noticias del Ejército Nacional 

0 Comments
Wednesday, December 9, 2020 By merybra