Bogotá. En el marco de la conmemoración del Día Internacional de las Manos Rojas, el Ministerio de Defensa Nacional viene desarrollando actividades de prevención en el Urabá Antioqueño, impactando positivamente a cinco municipios; Carepa, Apartadó, San Pedro de Urabá, Turbo y Chigorodó, donde se han beneficiado a más de 1450 niños, niñas y Adolescentes, así como la instrucción a más de 350 integrantes de las fuerzas quienes garantizarán los correspondientes ejercicios de reforzamiento con el fin de incidir en la disminución gradual del reclutamiento ilícito, utilización y todo tipo de violencias ejercidas sobre esta población.
Adicionalmente, en coordinación con Fuerza Pública y autoridades locales, se acompaña desde Angostura (Antioquia), Bilbao (corregimiento de Planadas – Tolima) y Soacha (Cundinamarca) esta conmemoración. Durante este año el Grupo de Atención Humanitario al Desmovilizado (GAHD) fortalecerá los mensajes de la campaña “Mi Decisión, Mi Futuro. Elige siempre el camino correcto” en 185 municipios priorizados del territorio nacional, entre los que se encuentran Quibdó, Tame, San José del Guaviare, Tumaco, Corinto y Puerto Leguizamo, como parte de la estrategia liderada por el Sector Defensa desde el 2012 denominada Basta, Aquí soy libre. En este trabajo Interagencial en el que han participado 23 entidades que hacen parte de la Comisión Intersectorial para la Prevención del Reclutamiento, la Utilización y la Violencia Sexual contra Niños, Niñas y Adolescentes por grupos armados al margen de la ley y por grupos delictivos organizados, se ha logrado visibilizar e impulsar ante la Fiscalía General de la Nación, a partir del trabajo del Grupo de Apoyo Humanitario al Desmoviliado, la judicialización de 1.087 responsables de vulnerar los derechos de esta población. Adicionalmente, se han realizado actividades lúdicas, recreativas, conversatorios y talleres donde se involucra a todos los actores de la sociedad. “Los modelos de transformación institucionales han identificado que en los contextos sociales deben ser estimulados no solamente los niños, niñas y adolescentes,  sino todo su entorno próximo; familia, vecinos, amigos, autoridades, escuelas, barrios, iglesias, y la comunidad en general, para lograr cambios en las generaciones que reflejarán el ejemplo y conductas de sus antecesores, generando una corresponsabilidad en la intervención integral en todos los niveles sociales, con el objetivo de contribuir significativamente en la protección integral e interés superior de los menores de edad”, señala el Coronel Walter Camargo, coordinador del GAHD. Fuente: Grupo de Atención Humanitario al Desmovilizado – Ministerio de Defensa Nacional.
Enviado por Comunicaciones (no verificado) el Lun, 12/02/2018 - 15:04